José Bernabéu, catedrático de Fisiología y Biología Molecular, insistió en cómo afecta el cambio climático a la piel y consigue que aumenten las posibilidades de desarrollar cáncer. Para él, los movimientos poblacionales, los cambios de hábitos de vida y el hecho de que la esperanza de vida es mayor hacen que las posibilidades de tener cáncer sean mayores.

Los traslados de población de un lugar a otro posibilitan la aparición de enfermedades. Los cambios de temperatura y de costumbres afectan más de lo que se cree. El doctor Bernabéu puso el ejemplo de los nórdicos que emigraron a países más cálidos; su fototipo está no está preparado igual para recibir la radiación solar, lo que prolifera el cáncer de piel.

Los cambios en los hábitos de vida de los últimos años también están relacionados con enfermedades de la piel. Las vacaciones en la playa y el deporte al aire libre hacen que esta sufra las consecuencias de la exposición al sol, tal y como recordó el doctor Bernabéu en la conferencia.

Esto, unido a que se ha duplicado la esperanza de vida, son los 3 factores que más han perjudicado la piel durante los últimos tiempos. Japón es el país que tiene la esperanza de vida más alta, seguido de España, razón por la que los efectos en la piel son mayores sin olvidar que el sol desempeña un papel importante en la aceleración del envejecimiento.

El doctor no quiso pasar por alto el detalle de la cantidad de viajes en avión que se hace, una causa más de exposición a radiación ultravioleta y cósmica. La luz artificial, la azul, procedente de los dispositivos móviles u otros aparatos tecnológicos también daña la piel, sin olvidar el grosor de la capa de ozono que cada vez es menor.