Un estudio seleccionó a 5.484.910 individuos de la población danesa mayor de 18 años. De todos ellos, 68.372 tenían rosácea y 5.416.538 constituyeron la población de referencia. Los datos fueron analizados desde el 14 de julio al 10 de agosto de 2015.

De todos los individuos estudiados, 21.118 desarrollaron glioma durante el periodo de seguimiento, incluyendo a 20.934 de la población de referencia (4% mujeres con una edad media de 40,8 años) y 184 de los 68.372 pacientes con rosácea (3% mujeres con una media de 42,2 años).

La tasa de incidencia de glioma fue de 3,34 en la población de referencia y de 4,99 en los pacientes con rosácea. La relación entre tasa de incidencia (IC 95%) de glioma en los pacientes con rosácea fue de 1,36 en el primer análisis. Cuando los análisis se limitaron a los pacientes con un diagnóstico primario de la rosácea por un dermatólogo del hospital (n=5964), la tasa de incidencia fue de 1,82.

La rosácea se asoció con un aumento significativo del riesgo de glioma en una cohorte nacional de población danesa. Esta asociación puede estar mediada, en parte, por mecanismos dependientes de metaloproteinasas de la matriz. Una mayor atención a los síntomas neurológicos en pacientes con rosácea puede estar justificada.