El ensayo clínico ha comparado la teledermatología con la teledermatoscopia a través de imágenes convencionales. Se ha comprobado que esta última técnica aporta un nivel de evidencia más alto como metodología para el cribado de cáncer de piel en centros de salud y unidades de Dermatología.

La transmisión dermatoscópica entre el centro de salud y el especialista en Dermatología mejora el diagnóstico de cáncer de piel entre un 15-25% respecto a las imágenes tradicionales, según el ensayo. Además, la sensibilidad y especificidad de la técnica es más coste-efectiva que la termodermatología de fotos digitales, lo que hace concluir al ensayo en que lo recomendable es sustituir una técnica por la otra.

Una profundidad de 10 aumentos

La dermatoscopia es capaz de detectar lesiones de la piel mediante luz polarizada que facilita observar las lesiones a 10 aumentos más que a simple vista. Las imágenes las toma el enfermero o el médico de familia con una cámara digital que se adapta al dermatoscopio y se envía a través de una web.

Esta plataforma web ha sido desarrollada por el equipo de innovación tecnológica de la Unidad de Dermatología del hospital Virgen Macarena de Sevilla, y la Consejería de Salud la ha incorporado como plataforma corporativa.

En el estudio han colaborado especialistas de la Unidad de Dermatología del Hospital Universitario Virgen Macarena, y las Unidades de Atención Primaria de La Rinconada, Puerta Este, Alamillo, Alcalá del Río y Guillena.