Estudios previos, citados en el presente trabajo, defendían que las estatinas no podían causar autoinmunidad por sí mismas, pero sí promover una condición autoinmune preexistente que progresase hasta un lupus eritematoso sistémico clínicamente manifiesto.

Frente a esta hipótesis, Olaf H. Klungel, autor principal del estudio, y su equipo, investigaron los datos de 519.847 pacientes a los que se les habían prescrito estatinas entre 1995 y 2009. Todos ellos fueron emparejados por edad, sexo y fecha de la primera prescripción con sus pares no medicados del grupo de control. Ambas muestras contaban con un 48% de mujeres y una edad media de 63 años.

Según los datos obtenidos de la U.K.'s Clinical Practice Research Datalink, los usuarios de estatinas presentaban ciertas condiciones probables:

  1. Haber sido fumadores.
  2. Diagnóstico previo de enfermedad cardiovascular, hiperlipidemia, hipertensión o diabetes.
  3. Consumo de aspirina, antihipertensivos, agentes antidiabéticos o inhibidores de la bomba de protones.

Tal como refleja el estudio, publicado en la revista Annals of the Rheumatic Diseases, la tasa de incidencia global de lupus en la población estudiada fue de 0,7 casos por cada 10.000 personas al año. El riesgo de desarrollar lupus de los pacientes mayores de 40 años que consumían estatinas en el momento del estudio no era significativamente diferente al del grupo que no usaba el fármaco (0,75 casos).

Disminución del riesgo de lupus: a debate

“Si uno de mis pacientes con lupus mostrase alguna preocupación ante la recomendación de consumir estatinas, me remitiría a este estudio”, defiende Donald E. Thomas, de la Uniformed Services University of the Health Sciences, en declaraciones a MedPage Today. “Estos resultados contradicen cualquier estudio previo que sugiera que las estatinas aumentan el riesgo de lupus”.

De hecho, recuerda el experto, los pacientes que consumían estatinas durante el periodo de estudio, y que continuaron el tratamiento durante más de un año, presentaron una disminución del 38% en el riesgo de desarrollar lupus eritematoso sistémico.

En este sentido, Thomas señala que los datos del estudio dependen de la prescripción y no de la adhesión al fármaco. Esto puede provocar una sobreestimación al cuantificar el uso de estatinas, advierte el experto, que recomienda realizar ensayos aleatorizados al respecto.