El objetivo del informe es que los sanitarios sean conscientes de cómo están las ITS y sepan manejar aquellas que necesitan más atención, como el VIH. El documento actualiza el consenso publicado en 2010 por la Secretaría del Plan Nacional sobre el Sida (SPNS) y el Grupo de Estudio de Sida que abordaba, en concreto, la infección por VIH.

Las ITS tienen unos altos índices de mortalidad y grandes posibilidades de secuelas a medio plazo y a largo. La infección por VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) está muy relacionado con el resto de las ITS, y comparten mecanismos de transmisión, riesgos e incidencia.

El documento recoge las directrices para tratar las ITS desde un punto de visita centrado en el tratamiento. Además, recopila aspectos relacionados con la evaluación y la valoración de los pacientes y las recomendaciones del diagnóstico. Este informe deja a un lado el abordaje de otro tipo de intervenciones, así como de servicios comunitarios.