En el estudio, que analizó la depilación de diversas partes del cuerpo, se comprobó que la mayor incidencia de lesiones se daba en personas de edades comprendidas entre los 19 y 34 años. Para intentar reducirlas al máximo, se aconsejaba utilizar productos depilatorios seguros y homologados para reducir el riesgo de las heridas.

Los datos que se tuvieron en cuenta para ese análisis, extraídos del National Electronic Injury Surveillance System (NEISS) y basados en el censo de los EE. UU., estimaron que la tasa de incidencia más elevada se produjo en 2013. La población mayor de 65 años había acudido más a urgencias entre 19991 y 2010, comparada con la población de entre 19-34 años que despuntaron en 2010 con lesiones en el pubis y el tronco.