Machas en la piel y cáncer.

“Las manchas en la piel te pueden matar y dar problemas muy graves de salud”, así de tajante fue José Luis Martínez-Amo. Este dermatólogo, coordinador en Andalucía de la campaña Euromelanoma, aseguró, además, que se tarda mucho en acudir al médico por este problema.

El dermatólogo hizo estas declaraciones con motivo de la campaña Euromelanoma, cuyo lema fue “Protégete, la belleza está en la sombra”. Según los últimos estudios, un 80% de la población tarda 3 meses en acudir a consulta, aunque detecte algo. Sin embargo, entre el 20 y el 30% de los pacientes llega a esperar hasta 6 meses.

“Más de 3000 muertes al año se podrían haber evitado de haber acudido antes al especialista”, aseguró el dermatólogo.

Martínez del Amo opina que la mortalidad ha conseguido reducirse gracias a las campañas, aunque los mayores de 50 siguen sin control. A estos, les afecta el pasado porque como de pequeños no se echaban crema, ahora es cuando las consecuencias les pasan factura. “Contra eso no se puede actuar, pero estamos viendo que menos de un 20 % revisa periódicamente sus lunares”, señaló.

Miedo a tener algo malo

El dermatólogo insistió en que la lucha contra el cáncer tenía su punto de partida en la mente. Luego, aseguró que valía la pena perder un minuto de tiempo una vez al mes revisando lunares y las manchas de la piel. Además, reconoció que muchos pacientes no acudían a consulta si sospechaban que tenían algo malo.

Tal y como declaró, en España se diagnostican unos 5000 melanomas porque mucha gente cree estar mejor morena, aunque salgan manchas en la piel. “Cuando estamos morenos es el origen de la mancha, del envejecimiento y del cáncer de piel. Nadie está guapo con manchas, lo está menos con arrugas y no lo está con cáncer de piel”, sostiene.

Ante todo, se recomienda el sentido común y recordar que puedes quemarte durante todo el año. El sol es un antiinflamatorio natural y ayuda mucho psicológicamente porque anima, tal y como dijo, pero “en su justa medida”. Aparte de cáncer de piel, hay enfermedades dermatológicas que se ven acusadas por el sol y pueden propiciar brotes.

La regla del ABCDE sigue siendo la estrella de la detección: asimetría, borde, color, dimensión y evolución. La prevención y el control de los lunares y la vigilancia de las manchas en la piel son vitales para evitar fatídicos desenlaces.