Esta investigación es la primera que asocia la gravedad de las placas de psoriasis con un alto riesgo de muerte, y lo hace mediante una métrica objetiva llamado BSA (del inglés, área de superficie corporal). Según publica Eurekalert, el paciente con un 10% o más del cuerpo afectado por placas de psoriasis tiene el doble riesgo de muerte que el que tenga menos.

Joel M. Gelfand, profesor de Dermatología y Epidemiología en la Universidad de Pensilvania, explicó la relación entre las placas de psoriasis y otras comorbilidades, como la diabetes, la enfermedad renal crónica o la enfermedad cardiovascular. Luego, reconoció que no tenían claro cómo la severidad de la psoriasis afectaba a la salud más a largo plazo.

Para llevar a cabo esta investigación, Gelfand y su equipo utilizaron la BSA para calcular el porcentaje del cuerpo afectado por psoriasis. Con una sola base de datos de Reino Unido, se observó a 8.760 pacientes que tenían placas de psoriasis, y a 87.600 que no la padecían. Después de encuestar a los médicos para conocer la superficie afectada, se analizó el número de fallecimientos en cada grupo al año durante 4 años.

Durante este tiempo, se observó que hubo 6,39 muertes por cada 1.000 personas en pacientes con esta enfermedad dermatológica que tenían más del 10% de su cuerpo con placas de psoriasis, en comparación con las 3,24 muertes de pacientes sin esta patología. Este riesgo se mantenía aun si se controlaba otro tipo de factores de riesgo como la obesidad o el tabaquismo.

"Mediante el uso de BSA, que podemos evaluar en la visita clínica de un paciente, podemos entender mejor qué pacientes están en mayor riesgo de futuros problemas médicos y necesitan atención preventiva", señaló Megan H. Noe, dermatólogo y uno de los autores.