Acrilatos en cosmética.

Los acrilatos presentes en las lacas de uñas permanentes y pestañas postizas producen dermatitis de contacto, según advierten los dermatólogos. Estos especialistas han solicitado regular su uso en los productos estéticos y sanitarios debido a la sensibilización que producen en los consumidores. En el último Congreso Nacional de Dermatología y Venereología, celebrado en Barcelona, se pidió a las autoridades una regulación en los esmaltes de uñas y pegamentos estéticos.

Las pestañas postizas y la manicura semipermanente están de moda, pero los médicos piden cautela. Esto ha hecho que se vendan kits caseros no exentos de riesgos para la salud al contener acrilatos. Según informa la agencia EFE, el número de dermatitis alérgicas está al alza tanto en ambientes profesionales como no profesionales.

“El mal uso de cosméticos con acrilatos y la percepción de que no repercuten la salud está incrementando los casos de dermatitis por contacto“. Tatiana Sanz, miembro del Grupo de Dermatitis de Contacto y Alergia Cutánea AEDV (Academia Española de Dermatología y Venereología).

Sanz añadió que hay que informar, regular y formar en la utilización del acrilato como ya se hizo con las tiazolinonas. Esas últimas son conservantes muy usados en cremas, toallitas limpiadoras o productos de limpieza e higiene. Los dermatólogos dicen que los acrilatos tienen entre ellos una reacción cruzada. Esto se debe a que la sensibilización puntual a un alérgeno concreto puede asociarse a otros acrilatos y repercutir en la salud del paciente.

Imprescindible, el etiquetado

Como ejemplo señalaron la sensibilización al pegamento de las pestañas postizas. Este puede causar alergias a cementos utilizados en odontología y traumatología. Pegamentos quirúrgicos o adhesivos médicos. María Elena Gatica, dermatóloga, ha comentado que la dermatitis de contacto no siempre aparece en la misma zona donde está el acrilato. Esto se debe a que el material que causa reacción puede trasladarse a otras zonas corporales por vía aerotrasportada o por las manos.

“Los acrilatos son excelentes materiales que hay que saber utilizar y reservar para un fin justificado“. María Elena Gatica.

La doctora Sanz destacó que, al detectar sensibilización a un alérgeno, se iniciaba una investigación que detectase los productos con acrilato. Identificar ese producto facilita evitar una reacción cruzada y en consecuencia la dermatitis por contacto.

María Antonia Pastor, también dermatóloga, recordó la obligatoriedad de los productos cosméticos de revelar los componentes en su etiquetado. Esto dificulta conocer las causas del a dermatitis de contacto e identificar el alérgeno para elegir otros productos sanitarios. Estas dermatólogas coinciden en la necesidad de una normativa que obligue a declarar los componentes y eviten problemas para la salud.