Este manual, idea de la SEFAC (Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria) y del laboratorio Almirall, da unas claves básicas para que el farmacéutico actúe bien en las primeras fases y en estadios tardíos de ciertas enfermedades dermatológicas.

Las patologías dermatológicas más habituales en España son: la dermatitis atópica (27%), la alopecia (21%), la hiperpigmentación (11%), el acné y la psoriasis (5%), la caspa (6%) y la rosácea (4%), según informa la SEFAC en nota de prensa.

Este documento recoge otras enfermedades como la celulitis o los problemas de cicatrización para dar una definición clara de sus características, tratamientos o pautas clave para el tratamiento y la derivación al especialista en Dermatología en caso necesario.

Desde la sociedad consideran importante este protocolo porque es muy habitual que los enfermos dermatológicos acudan a la farmacia a pedir consejo como primera opción en lugar de ir al médico. Paola González, coordinadora del Grupo de Dermatología de la SEFAC, opina que esto se debe a que desde la farmacia se da una “solución eficaz”.

El punto de partida del manual, según asegura González, es que el paciente no da importancia a ciertos problemas de la piel y se limita a centrarse en la fotoprotección. “Este infracuidado de la piel supone a la vez un reto y una oportunidad para el farmacéutico comunitario, que en este libro encontrará una serie de pautas de actuación”.