Los síntomas depresivos son frecuentes en el paciente con dermatitis.

Un paciente con dermatitis grave podría desarrollar depresión. Un estudio de la FEA (Federación Europea de Asociaciones con Alergia y Enfermedades Respiratorias) relaciona ambas patologías. Según recoge EFE, la FEA considera que existe una relación entre los afectados por la dermatitis atópica y la depresión. Tal y como indica, el 83% de los pacientes españoles considera que esta enfermedad afecta a su calidad de vida.

Este estudio se ha desarrollado a partir de encuestas telefónicas a 1189 personas en edad adulta. Se ha realizado en 9 países europeos distintos afectados por la dermatitis atópica grave. Los resultados preliminares en España mostraron que cerca de la mitad de los pacientes intentan ocultar la enfermedad.

Vergüenza y silencio

Los resultados del estudio también indican que el 58% de los españoles encuestados se siente avergonzado de su aspecto. Además, uno de cada 3 intenta evitar el contacto físico con otras personas, destaca EFE. Esta investigación pone de manifiesto que el 39% considera problemáticas las relaciones íntimas debido a la persistencia de la dermatitis.

El estudio de la EFA pone de relieve que para el paciente con dermatitis grave es más complicado concentrarse. El picor no solo altera la concentración, sino también el sueño. Hasta uno de cada 4 pacientes en España siente que no puede controlar adecuadamente su enfermedad. Asimismo, un 23% reconoce que no ve con optimismo su vida.

En este estudio han participado Sanofi Genzyme y Regeneron. En él también se ha puesto de manifiesto que el 50% de los encuestados reconoce que la enfermedad le genera tristeza. De hecho, uno de cada 10 presentó síntomas depresivos.

Tal y como explica EFE, la dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria crónica. Por lo general, sus síntomas se presentan en forma de lesiones cutáneas en el cuerpo. Estas pueden ir acompañadas de sequedad, grietas y descamación de la piel.