Piel negra

Se acabó el mito de que las personas con piel negra están más protegidas del daño solar. Científicos de la Universidad de Manchester han terminado con esta teoría, según informa en un comunicado el centro educativo recogido por la agencia Xinhua. Así, el daño en la piel de personas blancas causado por la repetida exposición al sol, también sucede en la piel oscura, aunque unos 50 años después, de acuerdo con la nueva investigación.

La prolongada exposición al sol causa envejecimiento prematuro de la piel de personas blancas. Se pensaba que las personas de piel negra estaban en gran medida protegidas del daño solar, debido a un elevado contenido de pigmento. El estudio de personas de alrededor de 20 años y de 60 y 70 es el primero en analizar cómo la estructura de la piel y su elasticidad cambian con la edad en personas negras.

Investigación

La investigadora de la Universidad de Manchester, Abigail Langton, señalo que “sabemos que la repetida exposición al sol puede envejecer la piel blanca. Sin embargo, se ha realizado muy poca investigación al respecto entre personas negras”.  A su juicio, esta investigación muestra que la piel negra realmente es afectada por el sol. Asegura que “se requiere más tiempo para que este efecto se perciba”.

La investigación fu realizada en asociación con la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore. El grupo analizó 2 áreas de la piel: las nalgas (normalmente protegidas del daño solar) y el antebrazo (regularmente expuesto al sol). Los estudiosos utilizaron equipo especial para probar la elasticidad de la piel y midieron las proteínas clave que ayudan a la piel, así como la fibrilina y el colágeno.

La piel de la nalga actuó de manera similar tanto en los jóvenes como en los mayores. Sin embargo, la piel del antebrazo mostró significativos cambios en voluntarios negros de mayor edad. “Fue mucho menos elástico y la fibrilina y el colágeno se redujeron”, asegura la investigadora británica.

Por otro lado, la profesora Rachel Watson recuerda que el estudio subraya la necesidad de mejorar la información de salud pública. Para ello, se debe considerar las consecuencias de la prolongada exposición al sol y la importancia de utilizar protección solar en todo tipo de pieles.