“El dolor articular afecta gravemente a las vidas de muchas personas que padecen artritis psoriásica”, admite Vasant Narasimhan, director médico del laboratorio; “por eso, reducir la inflamación y mantener la articulación en movimiento, podrían ayudar a mejorar la calidad de vida del enfermo”.

El medicamento que propone la farmacéutica ha sido presentado junto a 28 nuevos artículos sanitarios durante la última reunión anual del American College of Rheumatology (ACR) celebrado en Washington. Para llegar a ser expuesto frente a esta sociedad, el inhibidor ha debido someterse a varias fases de estudio.

“En el primer año del estudio abierto, de extensión a 3 años y continuación del estudio previo en doble ciego a 2 años, el 77% de los pacientes con AP logró una respuesta ACR 20”, explican los creadores del fármaco, “las tasas de conclusión del estudio de extensión fueron altas, ya que el 95% de los pacientes completaron el primer año del ensayo de extensión”, recuerdan.

“Los nuevos datos muestran que las tasas de respuesta fueron coherentes del año 1 (69,4%) al año 3 (76,8%), independientemente de si los pacientes recibieron anti-TNF antes de recibir Secukinumab”. Mientras, datos anteriores indicaban que “hasta el 80% de los pacientes con EA y el 84% de los pacientes con AP, tratados a 2 años con el fármaco, no experimentaban progresión radiográfica en la columna vertebral ni en las articulaciones”.

Finalmente, esta marca se sometió a un análisis de comparación indirecta ajustada con Humira® (adalimumab), cuyas tasas de respuesta ASAS 20 en la semana 52 para EA fueron menores (65%) que para Cosentyx® (74%), según las mismas fuentes. Lo mismo sucedió respecto a pacientes de AP, donde los porcentajes fueron de 56 y 72% respectivamente.

Próximamente, la farmacéutica realizará nuevos ensayos clínicos simultáneos entre ambos medicamentos, que contarán con la participación de 850 pacientes de EA y AP.