A través de una luz LED unida a un gel fotoconversor, la terapia biofotónica permite que un espectro de longitudes de onda entre en la piel y trate el acné. Además, estimula la formación de colágeno para que las cicatrices del acné puedan desaparecer.

La tecnología de la terapia biofotónica se usó en un ensayo clínico en el que 9 de cada 10 personas con acné experimentaron buenos resultados. 1 de cada 10 voluntarios logró acabar con una piel sin lesiones. El 92% que se sometió a seguimiento tras el primer ensayo mantuvo los resultados positivos durante 6 meses, aproximadamente.

En este ensayo, los voluntarios se aplicaron la terapia 2 veces al día durante 6 semanas. La piel se fue reparando durante el tratamiento y después de este, según la nota de prensa emitida por Leo Pharma.

José Luis López Estebaranz, dermatólogo de la Global Alliance contra el acné y profesor de la Universidad Rey Juan Carlos, aseguró que la terapia biofotónica es una nueva opción al tratamiento para casos moderados o severos. Quiso puntualizar que no necesita analíticas previas y el paciente puede seguir con su vida normal después.

“Frente a otras opciones, la aplicación del gel fotoconversor junto con la proyección de ondas de diferente longitud, proporciona al paciente una experiencia cómoda y agradable”, aclaró el especialista.