El objetivo del estudio, que publica la revista Arthritis & Rheumatology, era evaluar si tratamiento concomitante con fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad sintéticos convencionales (csDMARD) y glucocorticoides contribuye al aumento de riesgo de sufrir herpes zóster en pacientes de AR tratados con tofacitinib. Para ello, los investigadores analizaron los casos de herpes zóster en las bases de datos de 2 estudios en fase I, 9 en fase II, 6 en fase III y 2 más de extensión abierta a largo plazo.

Las tasas de incidencia bruta de todos los eventos de herpes zóster (graves y no graves) por 100 años-paciente se calcularon para pacientes únicos, según informa el texto. Dentro de los estudios de fase III, las de incidencia bruta de herpes zóster se describieron según el tratamiento concomitante con csDMARD, las dosis de tofacitinib y el uso basal de glucocorticoides.

Los autores, encabezados por Kevin L. Winthrop, hallaron un total de 636 pacientes tratados con tofacitinib. De todos ellos, el 93% presentaba herpes zoster no grave, mientras el 94% tenía afectación de un solo dermatoma. Las tasas de incidencia bruta de herpes zoster variaron entre las regiones de estudio; desde un 2,4 en Europa del este hasta el 8 en Japón y el 8,4 en Corea.

Según resume Winthrop, las tasas de incidencia bruta fueron menores en monoterapias con tofacitinib a 5 miligramos, 2 veces al día, sin glucocorticoides y mayores en los pacientes tratado con 10 miligramos de tofacitinib, 2 veces al día, con csDMARD y glucocorticoides. De esta manera, concluyen los pacientes de AR que reciban el tratamiento combinado tendrán un mayor riesgo de desarrollar herpes zóster. La edad, el uso de glucocorticoides, la dosis de tofacitinib y la inscripción dentro de Asia fueron factores de riesgo independientes para el herpes zóster, matizan.