Un brote de norovirus en los Juegos de Invierno preocupa a los organizadores de esta competición. Según informa la agencia DPA, el número de afectados asciende ya a 128. Los casos han aumentado desde que el pasado martes un grupo de soldados tuviera que ser trasladado a Pyeongchang poco antes de la apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno al enfermar varios de los guardias de seguridad de la villa olímpica.

Tal y como informaron fuentes oficiales, cerca de 900 soldados fueron trasladados hasta Pyeongchang para sustituir a los guardias de seguridad afectados por el brote de norovirus en los Juegos de Invierno. 41 de los guardias de seguridad desplegados en la villa olímpica sufrían vómitos y diarrea.

La DPA asegura que el número de personas infectadas se ha incrementado porque este virus estomacal se está propagando por la zona de los Juegos Olímpicos de Invierno. Las autoridades surcoreanas han informado de que se han reportado 42 casos nuevos que se suman a los 86 conocidos hasta ahora.

Los organizadores de los juegos olímpicos han confirmado que el norovirus detectado en los Juegos de Invierno aun no afecta a las 2 villas olímpicas donde se alojan los atletas. Los 8 casos conocidos en la tarde del jueves se registraron en las zonas de las competiciones olímpicas tanto en en Pyeongchang como en el distrito costero de Gangneung.

No obstante, para controlar el norovirus en los Juegos de Invierno el Gobierno ha reforzado las inspecciones higiénicas en los restaurantes y en las instalaciones alimentarias relacionadas con los Juegos Olímpicos de Invierno.