El pasado viernes 15 de diciembre, el Parlamento de Copenhague aprobó la adquisición de cannabis con receta médica en las farmacias de Dinamarca. La ley, que se hará efectiva a lo largo de este 2018, ha obtenido luz verde tras más de 4 años de debate.

Según la nueva ley danesa, los médicos podrán recetar cannabis como terapia para enfermos de esclerosis, pacientes con daños en la médula espinal o sujetos que padezcan algún tipo de dolor crónico. No obstante, la receta de cannabis será extensible a otras patologías, si el especialista lo considera necesario.

El objetivo de la nueva ley sobre cannabis es, según la ministra danesa de Salud, Ellen Trane Nørby, “ayudar a una serie de personas muy enfermas a tener una vida mejor”. En declaraciones al diario Jyllands-Posten, la gobernante añadió que la adquisición de la droga en farmacias podría evitar que, “en su desesperación, muchas personas enfermas compren cannabis en el mercado negro”.