El informe se denomina INNOVACEF 2016, y en el aparecen los resultados de la encuesta en la que se ha preguntado a 825 investigadores sobre su confianza en el Sistema Español de Ciencia. De los participantes 403 eran jóvenes investigadores que trabajan en España, 318 expatriados y 104 científicos que ya han regresado a España. En el caso de los jóvenes que se mantienen en España, su índice ha alcanzado un valor de 4,3%, lo que no supera unas expectativas medias.

El valor obtenido por los científicos en el extranjero se sitúa en el 6,7%, y los científicos que trabajan en España en el 2,4%. Los científicos que ya han regresado a España se sitúan en un 4,6%, lo que tampoco logra superar la expectativa media. Los expertos apuntan que estos datos revelan una desconfianza hacia el Sistema Español de Ciencia e Investigación.

Los porcentajes son resultado de la suma de varios indicadores que representan la valoración de diferentes aspectos por parte de los científicos: resultados, financiación, organización de personal, nuevos desarrollos y mercados y cooperación. Los indicadores de cooperación, organización de personal, resultados y nuevos desarrollos son los indicadores con menos puntuación.

De entre los jóvenes científicos un 36,97% está seguro de marcharse al extranjero y un 45,16% lo haría en función de las oportunidades laborales; solamente un 11,66% asegura que no se marchará a otro país. El porcentaje de científicos en el extranjero que va a regresar a España con total seguridad se sitúa en el 11,32%. Un 10,06% están seguros de no retornar mientras un 69,52% lo haría en dependencia de las oportunidades laborales.