El nuevo brote de ébola en el Congo ya ha comenzado a combatirse, según recoge la agencia EFE. El despliegue médico para hacer frente al segundo brote de ébola en un año ya se ha iniciado. Este segundo brote ha surgido en la localidad de Mangina, al noroeste del país y cerca de la frontera con Uganda.

El nuevo brote de ébola se ha producido solo 8 días después de que el ministro de Salud, Oly Ilunga, anunciase el fin del brote en la provincia de Ecuador, al noroeste. El nuevo brote de ébola se ha detectado en la provincia de Kivu del Norte, una de las más afectadas por los conflictos en el país.

El ministro ha reconocido que no esperaban tener que hacer frente a un nuevo brote de ébola tan pronto. Esta es la décima epidemia que sufre Uganda en su historia, indica EFE. No obstante, Oly Ilunga ha subrayado que el hecho de haber detectado el virus es un indicador del buen funcionamiento del sistema de control establecido.

Técnicos de laboratorio, epidemiólogos, psicólogos clínicos y médicos conforman el equipo de expertos constituido por el Ministerio de Salud para afrontar este nuevo brote de ébola. La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha recordado que el ébola es una amenaza constante en la República Democrática del Congo. Su director general, Tedros Adhananom, ha destacado que esta enfermedad es endémica en el mismo país que la vio nacer en 1976.

La población comienza a huir

Tedros ha afirmado que se luchará contra este nuevo brote como lo hicieron con el anterior. El director general de la OMS ha avanzado que ya se está movilizando personal y suministros al área afectada. Por el momento, indica el Ministerio de Salud, se han contabilizado 26 casos de fiebre hemorrágica y 20 muertes, aunque solo se han podido analizar 6 muestras, de las que 4 han resultado positivas por ébola.

No obstante, Salud ha reconocido que los casos podrían remontarse hasta el mes de abril, cuando el centro de salud de Mangina comenzó a atender a los primeros pacientes de una enfermedad desconocida. El médico Alain Musondolya ha explicado a EFE que al principio pensaron que era cosa de brujería, pero al cabo del tiempo vieron que era una enfermedad que tenía 2 factores comunes: hemorragia nasal y vómito hemorrágico.

La alarma que ha generado este nuevo brote de ébola ha provocado que la población haya comenzado a huir no solo a Uganda, sino a otros territorios colindantes, según ha explicado el portavoz del gobernador regional, Hope Sabini, quien ha solicitado medidas para limitar los movimientos de personas con el fin de evitar la extensión de la enfermedad.

Según destaca la agencia EFE, nadie se ha pronunciado aún sobre si en este nuevo brote de ébola se usará la vacuna experimental rVSV-ZEBOV, probada ya en Guinea Conakry tras la epidemia de 2014-2016 y que ha servido para contener la última epidemia en la provincia de Ecuador. En esta provincia, desde que se declaró el brote, el pasado 8 de mayo, y hasta su final este 24 de julio, se contabilizaron 54 casos totales (38 confirmados y otros 16 probables), de los cuales 33 pacientes fallecieron (17 confirmados) y 21 sobrevivieron.