La orden ministerial no establece penas para las infracciones ni especifica que ocurre con las madres que se encuentran en medio del proceso. Los centros sanitarios que deseen seguir con este tipo de prestación deberán solicitar un permiso especial de Sanidad. Los servicios de “vientres de alquiler” llegaron a Camboya a finales de 2014 tras la prohibición o estricta regulación en la India, Nepal y Tailandia, a raíz de varios casos de mala práctica que salieron a la luz y provocaron escándalos mediáticos.

Las madres subrogadas camboyanas vienen recibiendo cerca de 10.000 dólares (unos 9.000 euros) de un proceso que viene a costar en total entre 30.000 y 45.000 dólares (27.000 y 40.500 euros), cantidad inferior a la que hay que abonar en otros países. Al menos 200 parejas han iniciado servicios de maternidad subrogada en Camboya, según la web “Families Through Surrogacy”.

La maternidad de alquiler se ha vuelto muy popular para las parejas australianas y del mismo sexo que han visto cerrada la puerta en Tailandia para este fin, según el portal "Sensible Surrogacy". Otro país donde los solicitan una gran cantidad de “vientres de alquiler” es Estado Unidos. Según la organización estadounedense Sdfertility, cada vez más parejas extranjeras deciden venir a este país en busca de la maternidad subrogada que, normalmente, está prohibida en sus países de origen.