El viceministro de salud, Percy Minaya, ha confirmado que “en pocas semanas estaremos listos para presentar éste y otros observatorios, algunos asociados también a la gestación en adolescentes”.

Desde este nuevo observatorio se espera poder realizar un seguimiento no solo del número de cesáreas sino también de qué centros las practican y por qué. Muchos pacientes han referido públicamente que los centros cobran más por este servicio que por un parto natural.

El gobierno ha reconocido que las cifras de nacimiento mediante operación quirúrgica son “alarmantes”. Lo confirma la última Encuesta Nacional Demográfica y de Salud (Endes), realizada en 2015 y presentada por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Este texto recogía que el 31,6% de los bebés nacidos ese año en Perú lo había hecho mediante este tipo de intervención al parto. Además, el porcentaje se había visto incrementado en 11,2 puntos porcentuales en los últimos 5 años.

El informe en que se ha basado la administración, añade que Lima y Tumbes fueron las zonas más afectadas por esta tendencia, un 44 y un 45,2 % respectivamente, seguidas de otras como Moqueagua (4%) y la Provincia Constitucional de Callao, con la misma cantidad.

Entre los puntos positivos que recogió el informe, han destacado que el 88,4% de mujeres embarazadas recibieron los controles prenatales adecuados; un porcentaje que también se ha incrementado en los últimos años en 7,4 puntos porcentuales. Aunque la atención es mejor en el área urbana la diferencia no es relevante en relación a las zonas rurales.