De acuerdo con el viceministro de Salud, las tarifas de las consultas médicas por telemedicina ya están incluidas en el sistema de salud público. Yakovlev también aclaró que los honorarios de los médicos que atiendan estas consultas a distancias ya están incluidos en las políticas de del Sistema Nacional de Salud de país.

En la primavera de 2016 se presentó el primer borrador del proyecto de ley para introducir la telemedicina en el país. Para el desarrollo del documento, el Ministerio de Sanidad ha contado con el apoyo del Instituto para el Desarrollo (IRI en sus siglas en ruso), de la Universidad Estatal de Moscú Médica (MGMU), del Fondo de Desarrollo de las Iniciativas de Internet (FRII), de la compañía Yandex, con el jefe adjunto del Comité del Consejo de la Federación de Legislación Constitucional y con la Empire State Lyudmila Bokova.

La telemedicina está prohibida en Rusia y hasta hace muy poco no había una estrategia para implementarla de una manera generalizada o centralizada. Sin embargo, la videoconferencia médica ha estado permitida en varios casos a través del satélite Inmarsat Morsviasputnik. Con este sistema se ayudó a los habitantes de la región de Chernobil, donde se realizaron 3.000 exploraciones tiroideas a distancia en un laboratorio móvil instala en un autobús. El proyecto fue fruto de la colaboración entre Rusia y la Fundación Sasaka, de Japón.