Con esta iniciativa, según el texto, se pretende lograr un pacto de estado que permita una “gestión ágil, común y sostenible de todos los servicios sanitarios”. El texto señala que este pacto debe dar respuesta a los desafíos de universalidad, garantía e igualdad de todos los ciudadanos en el acceso a las prestaciones en todo el territorio nacional, independientemente de la comunidad de origen o del aseguramiento de los ciudadanos, con equidad, calidad y sostenibilidad a los que se enfrenta el Sistema Nacional de Salud.

A la propuesta del PP se ha unido, entre otros partidos, el PSOE, a pesar de la discrepancia con la política del Ejecutivo en estos años. El senador popular Antonio Alarcó ha instado a los grupos a buscar puntos de encuentro para alcanzar este pacto, que debe centrarse en el ciudadano, los profesionales, la equidad y en una financiación adecuada, para mantener el sistema del bienestar y porque o “lo hacemos o se nos puede gripar el sistema”, señala el político.

Lo primero que hará el PP, según Alarcó, es invitar a todos los grupos que no han votado a favor a formar parte de ese grupo de trabajo, que se constituiría en el seno de la Comisión General de las comunidades autónomas, para conseguir ese pacto, que sería “histórico”, en palabras del senador. Martínez Olmos, del PSOE, ha acogido “desde la discrepancia con la política del PP en estos últimos años” esta iniciativa con el objetivo de que “la sanidad pública española mejore” y sea sostenible en el futuro”.