Estudios previos ya habían demostrado que la organización y las características del trabajo que realizan los camioneros se asocia a una degradación de la calidad del sueño. Este hecho, señala la investigación publicada ahora, se relaciona con un incremento del riesgo cardiometabólico y del síndrome metabólico.

Con el objetivo de evaluar la prevalencia del síndrome metabólico en camioneros, los autores del estudio realizaron un estudio descriptivo a partir de una encuesta. Se realizaron análisis descriptivos para las medidas demográficas, de organización del trabajo, de sueño y de riesgo de síndrome metabólico.

Los investigadores recopilaron y estudiaron la información de 262 participantes. El 60% de los camioneros cumplían los requisitos del diagnóstico de síndrome metabólico. Más del 80% tenía una circunferencia de cintura superior a los 102 centímetros. El 50% presentaba unos niveles de triglicéridos mayor o igual a los 150 mg/dl y el 60% tenía una lipoproteína de alta densidad (<40 mg/dl). La presión sanguínea del 28% de los conductores era mayor o igual a 135/ 80 mm Hg y el 17% tenía una glucosa en ayunas mayor o igual a 110 mg/dl.

Tras obtener estos resultados, los investigadores concluyen que la prevalencia del síndrome metabólico en camioneros es alta por lo que instan a centrar los esfuerzos en promover políticas preventivas dirigidas a los camioneros más veteranos y en la calidad del sueño durante el día de trabajo.