La epicatequina es un flavanoide especialmente abundante en la familia de plantas de catechu (de ahí el nombre en inglés catechin), como el té y el cacao. El estudio evaluó el vínculo existente entre la ingesta de este compuesto en 774 hombres de entre 65 y 84 años, a lo largo de 15 años, y con un seguimiento por mortalidad cardiovascular durante 25 años.

Las dosis suministradas de epicatequina rondaban entre los 7,7 y los 15,2 miligramos diarios, cuyas principales fuentes dietéticas fueron el té (51%), manzanas (28%) y cacao (7%).  Los resultados mostraron que las personas que habían tomado mayores cantidades de epicatequina en su dieta diaria, tenían un 38% menos de riesgo de enfermedad coronaria que aquellos que no lo habían tomado.

Durante 25 años de seguimiento, 329 hombres murieron a causa de enfermedades cardiovasculares, 148 murieron por enfermedad cardiaca coronaria y 72 hombres murieron por derrame cerebral.

Así, se observó que las dosis mayores de epicatequina se asociaban a una disminución de la mortalidad cardiovascular en un 46%, así como el riesgo de desarrollar enfermedad coronaria.

Recientemente, otros estudios realizados por Jaime Dower y Peter Hollman, investigadores principales del estudio, ya habían mostrados beneficios entre el consumo de epicatequina y la mejora de la presión arterial, la función vascular y la resistencia a la insulina.