Tal y como recoge la agencia SINC, los macrófagos dan lugar a la inflamación previa a la aterosclerosis a través de la excreción de cristales de colesterol formados en su interior.

Para intentar saber cómo se forman esos cristales, los investigadores usaron el Sincrotrón ALBA de Barcelona para observar un modelo de macrófago relleno de colesterol con el microscopio de transmisión de rayos X blandos de la línea de luz Mistral y obtener tomografías de dichos macrófagos. Todo ello, sin necesidad de seccionar las células, gracias a Mistral, una tecnología de la que solo existen 4 líneas en todo el mundo.

Los científicos ya habían comprobado en un experimento in vitro que los cristales de colesterol pueden formarse gracias a la adhesión a otras moléculas de colesterol situadas en las membranas de las células. Este estudio buscaba verificar la hipótesis en un sistema biológico y visualizar la excreción de los cristales.