Las analíticas para diagnosticar o seguir la hipertensión arterial, la diabetes y la dislipemia en Atención Primaria se solicitan en exceso, según un estudio de investigadores del Servicio Aragonés de Salud y la Universidad de Zaragoza. Los resultados se han publicado en la Revista del Laboratorio Clínico.

Según explican los autores, se da una elevada variabilidad en la adecuación de las solicitudes de determinaciones de laboratorio para el diagnóstico y seguimiento de la diabetes, la hipertensión arterial y la dislipemia. El trabajo pretendía analizar dicha variabilidad en Atención Primaria y realizar una valoración comparativa de los costes de las analíticas y sus alternativas.

En el marco del estudio se procesaron 725.179 determinaciones analíticas. De ellas, 174.608 (un 69,74%) no estaban justificadas por los protocolos de seguimiento. El nivel de control analítico de la hipertensión, la dislipemia y la diabetes es bajo, y las analíticas solicitadas difieren muy poco entre sí.

De acuerdo con los investigadores, los datos evidencian una diferencia elevada entre lo que determina la evidencia y las analíticas solicitadas para seguir la dislipemia, la diabetes y la hipertensión. Esto supone un exceso de coste que deja patente, para los autores, “la necesidad de mejorar en la utilización de los recursos sanitarios”.