Este régimen, diseñado originalmente para tratar la hipertensión arterial, es capaz de recudir los niveles de ácido úrico en sangre entre 0,35 y 1 miligramo por decilitro (mg/dl), en pacientes cuyos niveles sean superiores a 7 mg/dl.

Para llegar a esta conclusión, los científicos llevaron a cabo el análisis de 103 adultos en riesgo de contraer la enfermedad reumatológica. Un grupo consumió una dieta típica estadounidense mientras la otra mitad siguió la dieta DASH.

Esta última resultó ser la más adecuada para la prevención, tanto es así que “los médicos pueden recomendarla con total confianza para prevenir los brotes en pacientes con gota”, tal como aseguran los científicos en la revista Arthritis & Rheumatology.

Sin embargo, la efectividad de la dieta DASH– a base de frutas y verduras, cereales integrales, productos lácteos bajos en grasa, pescado, carnes magras y nueces- no se debe a su bajo contenido en sodio, tal como aventuraron los científicos al inicio del experimento. Por el contrario, parece que, cuanto más sodio contenían los alimentos ingeridos, mayor era la reducción de los niveles de ácido úrico que experimentaban los pacientes.

“Nuestros resultados también muestran cómo una ingesta alta en sodio, similar a la media consumida en una dieta estadounidense típica, disminuía los niveles del ácido en comparación con un régimen bajo en sodio”, explican. Esta nueva ruta contradice, por tanto, la idea de que el ácido úrico disminuye con las cantidades bajas de sal.

Estos “sorprendentes” resultados ayudan a conocer mejor los mecanismos fisiopatológicos de la gota, pero “alentar la idea de que consumir una dieta alta en sodio ayuda a disminuir los niveles de ácido úrico es una mala idea” afirma el investigador principal. Esto se debe a que las dietas altas en sodio entrañan otra serie de riesgos, como el aumento de la presión arterial.

Lo que sin duda alguna evidencia este ensayo clínico es que la dieta DASH, independientemente del consumo de sodio que conlleve, podrían suponer una ayuda frente a la producción de purinas y microcristales que dañan la articulación.