El trabajo tenía como objetivo determinar los factores que influyen en el éxito del tratamiento de pacientes con bocio multinodular y nódulo autónomo tóxico. Se incluyó a 108 pacientes (67 con bocio multimodular y 41 con nódulo autónomo tóxico) a los que se había realizado un seguimiento mínimo de 2 años en el centro citado.

Se valoró el desarrollo de hipotiroidismo y el fracaso del tratamiento, así como su relación con la dosis administrada u otros factores dependientes del paciente (edad o sexo), de la enfermedad (tipo de bocio, autoinmunidad o grado de hipertiroidismo) o la toma previa de antitiroideos.

El 36,9% de los pacientes con bocio multinodular desarrolló hipotiroidismo no transitorio, un porcentaje que se elevaba por encima del 51% en el caso de los pacientes con nódulo autónomo tóxico y, sobre todo, en aquellos que recibieron una dosis de 740 MBq. El fracaso del tratamiento no tuvo relación significativa con la dosis administrada; en los pacientes con bocio multimodular, tuvo que ver con la presencia de autoinmunidad o la toma previa de antitiroideos.

Basándose en la elevada tasa de hipotiroidismo obtenida con dosis altas en el tratamiento de hipertiroidismo en el bocio nodular, los autores consideran la posibilidad de reducir las dosis para controlar la enfermedad, salvo en los varones con bocio multimodular con autoinmunidad positiva o toma previa de antitiroideos.