El experto subrayó también que estos tratamientos ayudan a los pacientes a hacer dieta y a cumplir con su objetivo de perder peso. “Antes de empezar, es fundamental que el paciente se deje enseñar por nuestro equipo para ayudarle a modificar sus hábitos”, aseguró López-Nava, quién también señaló el papel de los psicólogos y nutricionistas de la unidad, ya que su objetivo es ayudar al paciente a cambiar su rutina de alimentación y de ejercicio, además de mantenerla a largo plazo. El seguimiento de cada paciente se extiende hasta 2 años.

Según explicó el experto, las técnicas de reducción gástrica por endoscopia han experimentado una gran evolución. La más moderna es la denominada Método Apollo, que consiste en suturar el estómago para que tenga una forma tubular, con menor capacidad para el alimento, lo que hace que disminuya el hambre y que el paciente experimente una saciedad precoz. López-Nava, pionero de esta técnica en Europa, aseguró que la intervención no afecta a las funciones normales del estómago, a la vez que subrayó que existen tratamientos implantables vía oral que permiten reducir la capacidad del estómago gracias a la introducción de un dispositivo.

Estas técnicas van dirigidas a pacientes con sobrepeso y obesidad que quieren adelgazar por motivos de salud y que necesitan ayuda con la dieta y ejercicio físico. “Con las técnicas de endoscopia nos estamos acercando a todos los pacientes con obesidad que no reciben ningún tratamiento, que es lo que más nos preocupa”, señaló el médico, quien dijo que esto es lo que explica que, actualmente, sean técnicas en aumento y cada vez más demandadas. Según cifras del centro, la unidad del Dr. López-Nava, alcanza las 200 intervenciones anuales”.