Tal y como ha explicado el asesor jurídico de la Asociación de Diabéticos de Cataluña, Jaume Oriell, es necesario luchar para que los pacientes diabéticos conozcan sus derechos y no se coarten sus libertades. En su opinión, la legislación actual es discriminativa para este colectivo. A la discriminación laboral de los diabéticos se suma la falta de equidad en el acceso a los tratamientos.

La FEDE ha lamentado que no se favorezca un acceso igualitario a los fármacos para estos enfermos y que se dé más importancia al coste de los medicamentos que a su eficacia. Asimismo, considera un problema significativo la heterogeneidad en relación a los protocolos de actuación que se han desarrollado en el ámbito escolar.

La ausencia de homogeneidad a la hora de tratar a los pacientes diabéticos ha provocado que tampoco funcionen las estrategias preventivas. Según la FEDE, las decisiones en cuanto a tratamientos y prevención deberían ser iguales en todo el territorio español. Por este motivo, la fundación demanda que las decisiones que se tomen en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud sean vinculantes. Acabar con la discriminación laboral de los diabéticos, lograr un acceso equitativo a los medicamentos y mejorar las estrategias de prevención son, a juicio de la FEDE, los retos más inmediatos para mejorar la calidad de vida de estos pacientes.