“El ajuste de las ingestas de nutrientes ante la realización de un ejercicio físico es fundamental para que este ejercicio produzca efectos beneficiosos e incluso para el mantenimiento de la salud”, señala el doctor Julián Álvarez en un comunicado enviado por la compañía, en el que se recomienda una dieta “rica y variada en micronutrientes” y que aporte “las cantidades necesarias de proteínas, hidratos de carbono y grasas”.

“Durante la práctica deportiva, el primer riesgo de desajuste nutricional viene de una mayor necesidad de energía, es decir, se produce un mayor gasto calórico. Por otro lado, hay un mayor consumo y necesidad de algunas vitaminas y minerales, que deberemos reponer, añade el médico, quien destaca también la necesidad de aportar líquidos durante la realización del ejercicio.

Riesgo de fatiga

Según Álvarez, “las necesidades nutricionales de una persona que hace deporte son diferentes de las necesidades de una persona que no realiza ejercicio físico”, y es fundamental adaptar la nutrición con la actividad física que se vaya a desempeñar. “Si no ingerimos los nutrientes necesarios -matiza el doctor-, corremos el riesgo de llevar a nuestro organismo a un estado de fatiga que puede poner en riesgo nuestra salud y bienestar”.

A pesar de ello, la mayoría de la población española no tiene en cuenta la nutrición a la hora de hacer deporte, como prueba el hecho de que el 51% asegure alimentarse como de costumbre cuando realiza deporte. Solo el 30% de los españoles dice intentar comer en consonancia con el nivel de actividad física que realiza y un 7% lleva a cabo una dieta especial para la práctica deportiva. Por otro lado, un 11% de los encuestados reconoce usar el deporte como excusa para comer cualquier alimento.

Después de hacer deporte, el 30% de los españoles no consume ningún tipo de alimento. Entre los que sí reponen nutrientes, el 26% opta por bebidas isotónicas, el 17% toma una pieza de fruta, el 10% una comida rica en nutrientes, el 9% algo ligero (para evitar recuperar las calorías quemadas durante la práctica deportiva), el 5% suplementos nutricionales y el 4% barritas energéticas.