Según ha explicado este centro en un comunicado, el trabajo -publicado en la revista European Journal of Endocrinology– analiza el plasma sanguíneo de hombres y mujeres con normopeso y obesidad. Se midieron los niveles de testosterona, estradiol, cortisol, insulina y de la citada globulina.

Los resultados muestran diferencias significativas en SHBG en función del género y del peso de los participantes, sobre todo en casos de obesidad mórbida. Estos patrones discordantes son causados por la presencia de al menos 2 formas de la globulina, que presentan distinta afinidad y capacidad para ligar la testosterona y el estradiol.

“La influencia del género fue máxima en los casos de varones con obesidad mórbida, en los cuales la testosterona ocupaba la mayor parte de los espacios de unión”, aseguran los autores del estudio, en los que participan los grupos liderados por Xavier Remesar (Universidad de Barcelona) y José Manuel Fernández Real (Idibgi).