De acuerdo con la guía, la ecografía tiroidea es la prueba de imagen de elección para el estudio del nódulo tiroideo. Está indicada en pacientes con palpación de cuello patológica, hallazgos incidentales tiroideos encontrados a través de otra técnica de imagen o alto riesgo tiroideo.

También se indica para pacientes sometidos a radiación cervical en la infancia o adolescencia, con disfonía persistente por parálisis del nervio recurrente o historia familiar de carcinoma papilar de tiroides, carcinoma medular de tiroides, neoplasia endocrina múltiple o síndromes de Cowden, Carney y Werner.

La guía incluye indicaciones precisas sobre la exploración, durante la cual deben realizarse barridos de ambos lóbulos en proyecciones axial y longitudinal, además de explorar de manera específica el istmo tiroideo y la línea media hasta la región submentoniana para identificar posibles ectopias.

También se indican los conceptos que deben describirse en el informe, que debe contener información suficiente para el que lo lea no necesite ver las imágenes. Jose Luis del Cura, Rosa Zabala, Igone Korta, Amelia Oleaga, Beatriz Álvarez de Sierra, Mar Pelayo, Miguel Angel Méndez, Mª Ángeles García y Pedro García son los autores y revisores del documento.