Según los autores, la estimulación con rhTSH aumenta la captación tiroidea de yodo, ayudando al tratamiento con radioyodo en el bocio multinodular (BMN) no tóxico. Sin embargo, son escasos los estudios que utilicen TSH recombinante humana antes de la terapia con radioyodo en el BMN tóxico para controlar la hiperfunción y clínica compresiva.

En este caso, se llevó a cabo un estudio prospectivo en pacientes con BMN e hipertiroidismo. Los pacientes se reclutaron de forma consecutiva y se dividieron en un grupo formado por 16 personas estimuladas con 0,3 mg de rhTSH antes de recibir radioyodo y un grupo control, compuesto por otras tantas personas sin estimulación previa.

Ambos grupos estaban formados mayoritariamente por mujeres y la edad media de los participantes rondaba los 70 años. Se midió la función tiroidea, la captación tiroidea de radioyodo, el peso tiroideo y los síntomas compresivos; se siguió a los pacientes durante 9 meses.

Después de ese periodo, se había controlado el hipertiroidismo en un 87,5% de pacientes del primer grupo y en un 56,2% del grupo de control. La reducción media de peso tiroideo fue mayor en el grupo I. Solo 2 pacientes describieron taquicardias tras la administración de rhTSH, que se resolvieron con betabloqueantes.

Con estos datos, los investigadores concluyen que la estimulación con rhTSH a dosis de 0,3 mg previa al tratamiento con radioyodo consigue una reducción del tamaño tiroideo y una mejoría funcional en pacientes con hipertiroidismo y BMN de baja captación, sin necesidad de ingreso hospitalario.