Tal como ha publicado la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, “solo” 35 de los 54 programas de estudio (51,9%) contemplaban contenido específico sobre el transgénero; si bien un 93,8% de los directores responsables aseguró que se trataba de un contenido importante. En este sentido, los clínicos explicaron que la principal barrera a la educación era la falta de experiencia e interés por parte de los profesores.

"A medida que la concientización y la cobertura de seguros de salud transgénero ha aumentado, hay una creciente demanda de educadores y proveedores de atención de la salud con experiencia en este ámbito”, corrobora la endocrinóloga, experta en diabetes, metabolismo y nutrición, Caroline Davidge-Pitts, autora del estudio.

En un contexto en el que cada vez más pacientes acuden a la Endocrinología para reconducir su identidad de género, “únicamente” el 63,3% y el 64,8% de los entrevistados se siente capacitado para registrar la historia clínica de un paciente trans o prescribirle hormonas, respectivamente. Más allá de lo referente a tratamientos hormonales, los clínicos consideran que sus conocimientos son insuficientes.

Muchos no se sienten capacitados, por ejemplo, para recomendar cirugías, mientras más del 64% admite no conocer los factores legales y psicosociales a los que debe someterse un paciente de esta condición sexual. Además, Davidge-Pitts y su equipo, han denunciado en este trabajo que, según datos facilitados por la organización de derechos LGTB, Lambda Legal, un 70% de pacientes transgénero ha sufrido algún tipo de maltrato, violencia o acoso a manos de sus médicos.

Así mismo, informan, las tasas de suicidio llegan a afectar a un 60% de las personas trans que han recibido una negativa de tratamiento por parte de los servicios de salud. Esta tendencia coincide con la mantenida a lo largo de 2015, cuando Medscape Medical News informó de que uno de cada 5 pacientes que acudía a consulta era presionado para abandonar el proceso de reasignación. Frente a esta situación, Davidge-Pitts, sugiere implementar cuanto antes la educación temprana en las escuelas de medicina.