Los hombres con varicoceles, una dilatación de las venas del cordón espermático que drenan los testículos, son más propensos a desarrollar enfermedades vasculares y metabólicas como la diabetes. Ese es el principal hallazgo de un estudio realizado por investigadores de la Stanford University School of Medicine, cuyos resultados se publican en la revista Andrology.

Los varicoceles suelen tratarse por dolores o problemas de infertilidad, pero podrían existir otros problemas que no están controlados. Los hombres con varicoceles tienen “niveles bajos de testosterona. A su vez, una testosterona baja está asociada con un incremento de padecer problemas metabólicos y enfermedades cardiacas”, explica Nancy Wang, autora principal del estudio. Según explica la uróloga, hasta ahora, nadie ha establecido conexiones entre varicoceles, testosterona y estas condiciones.

El equipo de investigación analizó una base de datos del Truven Health Marketscan, que contiene reclamaciones de seguros sanitarios que han sido presentados por 77 millones de sujetos desde 1996. Entre los años 2001 y 2009, los investigadores identificaron a 4.400 hombres con un diagnóstico de varicoceles. Para tener un grupo control, el equipo analizó a hombres sin varicoceles, que incluía hombres infértiles y fértiles, diagnosticados por un análisis de fertilidad o por vasectomía.

En comparación con los que no sufrían varicoceles, los hombres con varicoceles tenían una incidencia significativamente mayor de enfermedad cardiaca, diabetes, hiperlipidemia o altas concentraciones de colesterol en sangre. Los investigadores sugieren que también es importante realizar un seguimiento a aquellos sujetos que tienen varicoceles asintomáticos. “Es importante pensar en formas de detección precoz de la enfermedad para prevenir el desarrollo o progresión” de los síntomas observados en el estudio, recalca Wang.

“Aunque estos resultados demuestran que los varicoceles están asociados con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes, aún no sabemos si tendremos que cambiar nuestro manejo actual para los, aproximadamente, 17 millones de hombres estadounidenses que tienen varicoceles. La pregunta que deberíamos hacernos es la siguiente: ¿un varicocele es solo un marcador de salud en hombres o la reparación de los varicoceles podría mejorar realmente la salud de los hombres a largo plazo?”.