Los niños que padecen alergias, y que comen fuera de sus viviendas, se exponen a riesgos graves, como el shock anafiláctico, debido a la falta de información y formación de los establecimientos en los que comen. Los expertos reunidos en el XL Congreso de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) denuncian que el sector de la hostelería no cumple con la normativa de informar sobre alérgenos.

Esto puede ser más preocupante en los comedores escolares debido a “la inexistencia de protocolos de actuación en caso de reacción anafiláctica grave, lo que sitúa a los niños en situación de inseguridad”, afirma Mª Teresa Giner, presidenta del Comité Organizador del Congreso. Únicamente Baleares y Galicia cuentan con un protocolo de actuación.

Según datos de la SEICAP, entre el 4 y el 8% de los niños españoles tiene alergias alimentarias. Concretamente, una de cada cinco consultas de alergología pediátrica es por alimentos. Puesto que todavía mueren niños en centros escolares, “es importante sensibilizar a todos los sectores, incluso a las escuelas de cocina y los programas de televisión, en los que nunca se mencionan las alergias alimentarias”, advierte Ana María Plaza, presidenta de SEICAP.

Por este motivo, es necesario reclamar que “todos los centros educativos dispongan de protocolos de prevención que evalúen los riesgos y establezcan las medidas que, sin perturbar el desarrollo normal de las actividades escolares, limiten los riesgos a los que están expuestos los alérgicos y prevengan posibles reacciones graves”, asegura Ángel Sánchez Sanz, presidente de la Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex (AEPNAA).

La AEPNAA y la Asociación Catalana de Alergias Alimentarias, denuncian que no se está cumpliendo el decreto por el que se establece la obligación de informar sobre el contenido nutricional de los productos envasados o sin envasar. La mayoría de los incidentes alérgicos se producen por esta causa.

El Ministerio de Sanidad ha creado, a través de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), un portal llamado ‘El Etiquetado cuenta mucho’ en el que se ofrecen guías de ayuda y consejos sobre cómo informar sobre la presencia de alérgenos.