Los suplementos nutricionales contienen a menudo sustancias prohibidas en el deporte, dando lugar a casos de dopaje no intencionado. Lo confirma un estudio de la Universidad de Alicante que ha revisado la literatura disponible sobre dichos suplementos. Los resultados se han publicado en la revista Nutrients.

Según recoge SINC, el trabajo revela que entre el 12 y el 58% de los suplementos nutricionales contienen sustancias dopantes no reflejadas en su etiquetado. Estimulantes como la efedrina u hormonas como la testosterona se encuentran a menudo en los productos nutricionales sin que el consumidor lo sepa.

“Se trata de un problema de salud pública, ya que el consumo de este tipo de productos para aumentar el rendimiento está en alza tanto en deportistas como en la población general”, apunta José Miguel Martínez, uno de los autores del estudio, en el que se señala que la presencia de las sustancias prohibidas puede ser intencionada o deberse a contaminación cruzada.

“Además de los graves efectos sobre la salud, hay que añadir daños morales relacionados con pérdida de patrocinadores y sanciones derivadas de una posible detección en las pruebas de dopaje”, añade el investigador, para el que es necesario mejorar la legislación actual en materia de suplementos nutricionales y dietéticos.

Esta revisión es fruto del trabajo del Grupo en Alimentación y Nutrición (ALINUT) de la Universidad de Alicante. También han participado la Universidad de Barcelona, la Academia Española de Nutrición y Dietética (AEND), la RED de Nutrición Basada en la Evidencia (REDNuBE) y el Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (CEBAS-CSIC) de Murcia.