El manejo del anciano frágil y diabético es el objetivo de la guía en la que se han incorporado las recomendaciones del catedrático de la UPNA (Universidad Pública de Navarra) Mikel Izquierdo Redín. Según señala la agencia EFE, esta guía incluye las directrices para el manejo de la fragilidad en pacientes ancianos con diabetes mellitus (tipo 2).

Una de las recomendaciones que hace la guía para el anciano frágil y diabético es combinar el tratamiento farmacológico y la intervención en la dieta con un programa de entrenamiento integrado por ejercicios de fuerza, equilibrio y marcha, especialmente en personas mayores de 70 años.

Izquierdo destaca los efectos beneficiosos de la actividad física sobre el control glucémico y en los factores de riesgo cardiovascular asociados a la diabetes. Según este experto, “el ejercicio físico debe considerarse una intervención efectiva que mejora la función neuromuscular y cardiorrespiratoria”. Además, mejora la capacidad funcional y la calidad de vida del paciente anciano frágil y diabético.

En la elaboración de las recomendaciones incluidas en la guía para el manejo del anciano frágil y diabético han colaborado investigadores de 6 países (Australia, China, España, Estados Unidos, Francia y Reino Unido) y en ellas se recogen consejos farmacológicos, dietéticos y de ejercicio físico.