Importancia del tratamiento integral del cáncer de mama.

La importancia del tratamiento integral del cáncer de mama ha centrado el mensaje del Congreso ESMO (European Society of Medical Oncology). El encuentro de referencia en Oncología se celebrará del 2 al 4 de mayo en Berlín (Alemania). “Las innovaciones terapéuticas deben ir acompañadas de una estrategia multidisciplinar e integrada”, ha recordado el profesor Giuseppe Curigliano. En una nota de prensa los organizadores de ESMO recuerdan que el cáncer de mama es una enfermedad multifacética.

El tratamiento de esta enfermedad puede afectar a las mujeres de diferentes formas, señalan. La radioterapia, los tratamientos personalizados y la quimioterapia son clave en el tratamiento estándar de este tipo de cáncer. Estas terapias, explican desde ESMO, tienen efectos secundarios entre los que se encuentra la toxicidad cardiovascular.

El profesor Curigliano ha subrayado la contribución en este aspecto de las guías de práctica clínica de la ESMO. “Las guías de práctica clínica sobre toxicidad cardiovascular han hecho una contribución significativa en este campo”, detalla. Este experto ha explicado que las guías fueron diseñadas como una hoja de ruta para controlar el riesgo cardiaco en pacientes con cáncer.

Evaluación cardiaca: esencial

Junto con los especialistas en nutrición, el cardiólogo juega un papel importante en el tratamiento integral del cáncer de mama. Tal y como indica la ESMO, el cardiólogo debería formar parte del equipo médico de cualquier paciente con cáncer de mama. Además, se debería realizar una evaluación cardiaca antes de iniciar el tratamiento, añade.

Enfermedades como la diabetes y la hipertensión figuran entre estos factores de riesgo cardiovascular, asegura la ESMO. Según subraya Curigliano, el sobrepeso o la obesidad son factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares. En este sentido afirma que cuando una mujer tiene sobrepeso y cáncer de mama, es esencial consultar a un cardiólogo y a un nutricionista.

El profesor Curigliano destaca la contribución en este campo de las guías de la ESPEN (European Society For Clinical Nutrition and Metabolism). Según este experto, estas guías han ayudado a estandarizar las prácticas. Sin embargo, los datos científicos sobre la eficacia de la intervención nutricional en mujeres con cáncer de mama son escasos.

Precisamente, en esta edición del congreso se van a presentar los resultados preliminares de un estudio de seguimiento a 204 pacientes. Este estudio está liderado por la Universidad de Verona (Italia).

En esta investigación se evalúa el cumplimiento de las directrices dietéticas en estos pacientes y su eficacia. Más del 60% de las mujeres que participaron tenían sobrepeso o eran obesas, indica la ESMO. Se prescribió quimioterapia neoadyuvante a 56 pacientes y quimioterapia adyuvante a 92 de ellas. Cerca del 80% recibieron, además, tratamiento endocrino. Los resultados preliminares demostraron una alta correlación entre el alto nivel de cumplimiento de las pautas dietéticas y la pérdida de peso. Al mismo tiempo, la pérdida de peso se relacionó con menores tasas de depresión. No obstante, la investigadora asegura que esperan aumentar el tamaño de la muestra y comparar los distintos tipos de tratamiento.