Suplemento en polvo.

El síndrome de Rett atípico puede mejorar con el aminoácido L-serina administrado como suplemento dietético. Lo ha demostrado un estudio multicéntrico liderado por Xavier Altafaj, del Grupo de Neurofarmacología y dolor del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL). También participan las universidades de Barcelona y Vic, el Centro de Investigación Biomédica en Red de enfermedades Raras (CIBERER), los hospitales Sant Joan de Deu y de la Santa Creu i Sant Pau y el Commissariat à l’Énergie Atomique (Francia). Se ha publicado en Science signaling.

Tal y como ha informado IDIBELL, el síndrome de Rett es una enfermedad rara asociada a mutaciones en el gen GRIN. Por eso, forma parte de las llamadas GRINpatías. En este caso, se ha estudiado a una paciente con síndrome de Rett atípico con una mutación en el gen GRIN2B. Este codifica GluN2B, una subunidad de los receptores de glutamato de tipo NMDA. La patología conlleva una alteración del desarrollo neuronal, cognitivo, motor y social.

“Nuestro grupo de investigación está especializado en el estudio de estos receptores. En condiciones fisiológicas, se asocian a procesos de aprendizaje, memoria, neurodesarrollo y plasticidad neuronal. Y son actores principales de la transmisión excitatoria y de la función neuronal”, comenta Altafaj.

Los investigadores comenzaron determinando el impacto de la citada mutación en la paciente a nivel clínico. El estudio reveló que el cambio de un único aminoácido derivado de la mutación daba lugar a una disminución drástica de la funcionalidad de los receptores mencionados. Partiendo de este hallazgo, se inició una segunda fase. En este caso, para realizar estudios celulares, fisiológicos y bioquímicos. De esta forma, se identificaron alteraciones neuronales causadas por la hipofuncionalidad de esos receptores.

Tratamiento de compensación

“Ante estas evidencias experimentales -señala el investigador-, planteamos un razonamiento muy sencillo, que a la vez ha resultado acertado”. La idea era reclutar los receptores de manera más sostenida para compensar la reducción de actividad provocada por la mutación. Para explicarlo, Altafaj compara el receptor de glutamato con una puerta que deja entrar el calcio, necesario para la función neuronal.

“Si la mutación de GRIN2B hace que esta puerta no se abra suficientemente, habría que abrirla con mayor frecuencia. Y, de este modo, compensar el defecto”, comenta el científico.

De esta manera, se decidió evaluar el efecto de la D-serina, un coagonista de estos receptores que promueve su apertura. El problema es que esa serina es tóxica en roedores. Sin embargo, existe una alternativa: su estereoisótopo L-serina, un aminoácido natural presente en varios alimentos. Así, se administró L-serina en polvo a la paciente con síndrome de Rett atípico como suplemento dietético. Esta suplementación se asoció a una mejora notable de las capacidades motoras y comunicativas de la paciente.

Un tratamiento para el síndrome de Rett

El seguimiento de la paciente ha confirmado las mejoras en los síntomas. “Es capaz de desarrollar tareas motoras básicas pero impensables al inicio del suplemento dietético, hace 17 meses -cuenta Altafaj-. Podríamos decir que se encuentra conectada al mundo exterior que la rodea y esto representa un paso crítico e indispensable de cara a establecer nuevas conexiones neuronales”. Estos resultados han despertado el interés de las familias. No obstante, los científicos quieren ser prudentes.

“Los resultados que observamos en la paciente al cabo de un año y medio son muy prometedores. Esperamos que siga mejorando. Pero también hay que tener en cuenta que son el resultado de un esfuerzo combinado de varias intervenciones terapéuticas que llevan a cabo la familia y los equipos multidisciplinares. Sin embargo, la experiencia previa con casos clínicos similares no había mostrado mejoras tan significativas. En este sentido, este estudio nos hace ser muy optimistas y nos guía en esta dirección”, señalan.

En la actualidad, se ha incluido en el estudio piloto a varios menores europeos con GRINpatia asociada a hipofuncionalidad los receptores NMDA. Asimismo, se está organizando un estudio clínico multicéntrico a nivel europeo. De acuerdo con IDIBELL, “los resultados obtenidos han sentado las bases para un nuevo proyecto financiado a nivel nacional”. A esto se suman donaciones “que permiten seguir avanzando en el estudio de estas mutaciones y de las enfermedades neurológicas que provocan.