Esta involución hace que los dientes no desempeñen el trabajo para el que han sido creados, y se fomentan las enfermedades bucales. Desde la Sociedad Española de Odontología Preventiva (SEOP) están apostando por la prevención, de manera que todas las patologías que afectan a las encías y caries relacionadas con el estilo de vida, se puedan prevenir antes de tratar.

El 99% de la población ha tenido en algún momento de su vida problemas dentales. Maloclusión, encías inflamadas o caries son las principales razones por las que los pacientes acuden al odontólogo, según informan desde la SEOP. Desde aquí se insiste en la importancia de la prevención para evitar tratamientos más costosos o más complicados.

La presión selectiva y la masticación intensiva, causadas por el estilo de vida actual y el tipo de dieta, han ocasionado que la dentinción se degenere. El cuerpo humano recibe una cantidad excesiva de aportes nutricionales y de azúcares refinados, que son el aliado más peligroso para la salud bucodental. El hombre no está preparado para recibir cantidades excesivas de grasa y azúcar, que antes solo se conseguían con alimentos bajos en calorías y con frutas.