David R. Lairson, autor del análisis que publica la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, ha defendido la necesidad de implementar programas que aumenten la tasa de vacunación contra el VPH. De esta manera, justifica, “no solo se reduciría el sufrimiento y la pérdida de vidas por cáncer orofaríngeo, sino que se reduciría el coste de los tratamientos al prevenir futuros casos”.

Se trata, dice, de una “consideración importante para aquellos que toman las decisiones en Salud Pública”, ya que, según sus estimaciones, el coste total de la atención médica durante los 2 primeros años a los 467 pacientes diagnosticados de cáncer orofaríngeo en Texas fue de 160.639 dólares, más de 136.000 euros. El coste medio anual de otros 467 sujetos de control, sin diagnóstico oncológico, fue de 20.890 dólares, cerca de 17.700 euros.

Lairson y su equipo observaron que, entre los pacientes con cáncer orofaríngeo, la gran mayoría de gastos correspondían a servicios ambulatorios (106.604 dólares o más de 90.000 euros). También resultaron relevantes los costes de hospitalización y de medicamentos recetados, de 24.341 dólares (20.645 euros) y 3.550 dólares (3.010 euros), respectivamente.

Aunque una de las limitaciones del estudio es que solo incluyó a los pacientes con seguro médico, Lairson considera que os hallazgos, “proporcionan una estimación del ahorro potencial que podría lograrse mediante una mayor vacunación de VPH”. Actualmente, los autores planean extender el estudio a la población de Texas perteneciente a Medicaid y Medicare.