Cirugía en Turkana se ocupa de localizar a los posibles pacientes y hacer una primera selección. Después, se les traslada al Hospital de Lodwar, se intenta llegar a un diagnóstico, operarlos y devolverlos a sus lugares de origen. “La actividad allí realizada, inicialmente, se dirigía a pacientes de cirugía general y ginecológicos, tanto adultos como pediátricos. Poco a poco hemos intentado abarcar un mayor número de patologías, por lo que hemos contado con expertos maxilofaciales y traumatólogos para esta campaña”, ha explicado el anestesista del Hospital General de Villalba y organizador del proyecto, Marcos Martínez Borja.

En esta línea, los profesionales sanitarios se ocupan del alojamiento y manutención de los pacientes hasta poder llevarlos a su lugar de origen, además de pagar al hospital las diferentes tasas por las cirugías realizadas. Los médicos dicen que intentan trasladar a enfermos con patologías complicadas a mejores hosptiales en Kenia e, incluso, desplazarlos a Europa para su tratamiento.

Los organizadores de Cirugía en Turkana resaltan la satisfacción de la labor que allí se realiza, a la vez que señalan que en 6 campañas en Turkana han recibido como personas mucho más de lo que han dado como médicos. “Siempre me sorprende su capacidad para ser felices teniendo tan poco. Incluso, tras años de trabajo con ellos, codo con codo, algunos se han convertido en parte de mi familia”, dice Martínez Borja.