Según informan los laboratorios Esteve y Mundipharma, el cocristal de tramadol y celecoxib aporta un mayor alivio del dolor que el tramadol solo, en pacientes que padecen un dolor de moderado a intenso tras una cirugía oral para la extracción de 2 o más molares impactados. Asimismo, el estudio muestra que el alivio del dolor dependiente de la dosis con el cocristal de tramadol y celecoxib de 200 mg se relaciona con una tolerabilidad similar o mejor que 100 mg de tramadol.

Combinar tramadol y celecoxib en dosis más bajas proporciona una analgesia eficaz y mejora la tolerabilidad. Asimismo, produce un inicio más temprano del alivio del dolor, si se compara con una dosis de tramadol. La combinación de estos 2 analgésicos, conocida como cocristal de tramadol-celecoxib (CTC), tiene una razón molecular de 1:1 de hidrocloruro de tramadol y celecoxib.

El objetivo de combinar estos 2 analgésicos ha sido sacar el máximo partido a las propiedades que tiene cada uno de ellos. Tal y como explican estos laboratorios, al cocristalizar ambos componentes se optimizan sus características farmacocinéticas. El director médico de Mundipharma, Harry Smith, ha destacado que “al optimizar las características farmacocinéticas del tramadol y el celecoxib, hemos podido demostrar que el CTC ofrece una analgesia eficaz en dosis menores en comparación con el tramadol solo”.

Cada año, millones de pacientes sufren dolor agudo intenso. Pese a que en los últimos años se ha avanzado en la investigación del dolor, el control inadecuado del dolor agudo, por ejemplo, en pacientes con traumatismos o sometidos a intervenciones quirúrgicas, sigue siendo un problema bastante común.

Por lo general, los opioides son el tratamiento preferido para la mayoría de casos de dolor agudo intenso, pero sus efectos secundarios pueden limitar su uso y, por consiguiente, su eficacia clínica. Los opioides en dosis terapéuticas pueden causar sedación, mareo, náuseas, vómitos, estreñimiento, tolerancia y depresión respiratoria.