El Juzgado de lo Penal n.º 22 de Madrid ha condenado por un delito de intrusismo a un hombre que ejercía como dentista sin estar en posesión de la titulación habilitante ni la colegiación obligatoria. El acusado, que declaró contar tan solo con un título de EGB, ha sido condenado a una pena de 6 meses de multa y una pagar una indemnización de 2.500 euros, equivalente al coste del tratamiento de la paciente que le denunció.

El Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la I Región (COEM) solicitó una condena de prisión de 2 años para el falso dentista, ya que este se presentaba públicamente como odontólogo sin contar con dicha titulación ni credenciales; sin embargo, el juez ha determinado imponer la pena en su grado mínimo, en línea con lo solicitado por el Ministerio Fiscal.

Según informa el colegio en una nota de prensa, el individuo ejercía como dentista en una clínica de su propiedad ubicada en el barrio de Moratalaz, en Madrid, donde llegó a realizar puentes y empastes a la denunciante. Tras la detención del dentista fraudulento y la incoación de las diligencias previas, la clínica ha sido clausurada y permanece, aún hoy, cerrada.