El postoperatorio de la distracción osteogénica mandibular es corto y tiene una tasa de complicaciones baja. Así lo concluye un estudio de investigadores del Hospital Materno-Infantil de Granada, hospital de referencia andaluz en dicha técnica. Los resultados se han publicado en la Revista Española de Cirugía Oral y Maxilofacial.

Según los autores, la distracción osteogénica mandibular es una técnica quirúrgica relativamente nueva de alargamiento mandibular para aliviar la obstrucción de la vía aérea en pacientes con hipoplasia mandibular. El trabajo pretendía describir la evolución y la tasa de complicaciones en el postoperatorio inmediato de la distracción osteogénica mandibular en el centro citado.

Con este fin, se realizó un estudio observacional descriptivo de los niños sometidos a una distracción mandibular entre 2006 y 2016. Se incluyeron un total de 20 pacientes, que necesitaron ingreso en la unidad de cuidados intensivos pediátricos durante 5,5 días de media; los días de ingreso total fueron 8 de media. La mitad de los niños presentó fiebre. La nutrición enteral se instauró de media a los 2 días de la intervención.

De acuerdo con los autores, la distracción osteogénica mandibular es el tratamiento de elección en pacientes con secuencia Pierre Robin que presenten retro/micrognatia grave que les produzca desde dificultad a la entrada de aire hasta apnea obstructiva. “El postoperatorio es corto y con una baja tasa de complicaciones”, concluyen.