El bótox puede proporcionar un alivio significativo a los pacientes con dolor obstinado en los músculos involucrados en la masticación, según un nuevo estudio retrospectivo publicado en el Jounal of Maxilofacial Surgery. Según el estudio, las inyecciones de toxina botulínica A también pueden tener propiedades analgésicas, ya que detienen las señales nerviosas que obligan a los músculos a contraerse, lo que provoca una disminución de la actividad muscular durante meses.

Los expertos escriben que el bótox ya se ha utilizado para tratar afecciones, como espasmos musculares, arrugas faciales, migrañas y sudoración excesiva. Para determinar la seguridad y eficacia de la terapia en el tratamiento del dolor muscular mandibular persistente, los investigadores realizaron una revisión retrospectiva de 116 pacientes. Los pacientes se sometieron, al menos, a 2 ciclos de inyección de bótox para la mialgia masticatoria refractaria que no había mejorado con otras terapias.

Los pacientes del Departamento de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital General de Massachusetts también tenían trastornos de dolor crónico coexistentes y recibían otras terapias y tomaban algún medicamento. Casi un tercio de los participantes (30%) experimentó un alivio significativo del dolor durante un promedio de 10,1 semanas. "Este es un resultado importante para esta cohorte particular de participantes, considerando que el 72,9% de los participantes habían tenido dolor durante, al menos, 5 años.

El 60% de los pacientes recibieron 2 o más terapias concurrentes", escriben los investigadores.

Tras una única inyección de bótox, el 39,8% de los participantes tuvo alivio moderado durante 8,7 semanas en promedio, y el 29,6% no tuvo alivio o un alivio mínimo durante 1,3 semanas en promedio. Entre los participantes, el 16,4% informó sobre un efecto negativo durante los 2 ciclos de inyección. Aquellos que tuvieron un alivio significativo del dolor tuvieron la mayor cantidad de efectos adversos.

El efecto secundario más común fue una disminución en el tamaño del músculo masticatorio, posiblemente debido a la liberación bloqueada de una sustancia química que activa los músculos, según el estudio. Sin embargo, todos los efectos negativos fueron menores y breves, y la recuperación total se produjo dentro de las 16 semanas.