Los investigadores han llevado a cabo el estudio para intentar solucionar el escalón producido en el reborde mandibular que sufren los pacientes de osteotomías sagitales de avance. Según afirman los expertos, la pasta de fosfato cálcico puede utilizarse para corregir esta imperfección. Para ello, han tratado con este compuesto a 48 pacientes con un seguimiento de 6 meses después de la intervención.

De todos estos casos, 3 presentaron infección con secuestro del material, lo que requirió una cirugía de revisión. Según explican los investigadores en un cuarto caso, todo el material de osteosíntesis y el Hydroset tuvo que ser extraído de ambos lados de la mandíbula debido a una infección por Staphylococcus aureus, que resultó ser resistente a la meticilina y la formación de un absceso.

No tuvo lugar ninguna infección más en el resto de casos. El escáner CBCT realizado a los 6 meses mostró una completa restauración del defecto que se rellenó, y se comprobó también bajo visión directa. El equipo de investigadores confirma así que el cemento de fosfato cálcico evita la interrupción de la línea de contorno mandibular al solidificarse, y puede reducir la recaída en el procedimiento de avance mandibular.

El estudio señala que hacen falta investigaciones prospectivas y un mayor tamaño muestra para sustentar dicha teoría. De igual manera, señalan que el resultado de su trabajo es un buen indicador de que este compuesto, al ser usado como relleno, puede evitar los hundimientos visibles y palpables de la basilar mandibular, especialmente para aquellos pacientes delgados con una línea de contorno mandibular muy marcado.